El concepto de convergencia explicado desde la industria musical y la radio

Por: Felipe Laverde Salamanca

industriamusicalyradio

Cambios, sacudones, resistencia, adaptación, evolución. La industria musical ha experimentado una transformación constante desde sus inicios y la llegada de las tecnologías digitales impulsó aún más este avance. El quehacer periodístico en la radio no se ha librado de ese cambio y también se ha tenido que acoplar a este contexto.

En la evolución de estos escenarios se puede representar a la perfección el significado del concepto de la convergencia, pero para contextualizar mejor el panorama, es preponderante darle respuesta al interrogante: ¿qué es convergencia?:

La convergencia es “un proceso multidimensional facilitado por la implantación generalizada de las tecnologías digitales de telecomunicación” (Salaverría & García, 2008: 35), lo cual afecta al ámbito tecnológico, empresarial, profesional y editorial de los medios de comunicación, propiciando la integración de herramientas, espacios, métodos de trabajo y lenguajes anteriormente disgregados de forma que los periodistas elaboran contenidos que se distribuyen a través de múltiples plataformas, mediante los lenguajes propios de cada una (Barrios, A., y Zambrano, W., (2014) p. 224).

De manera que este es un proceso que surge desde múltiples dimensiones y que ha seguido su trayectoria ascendente bajo el influjo de las tecnologías digitales de la telecomunicación. Una serie de actos continuos que se han propagado transversalmente por los ámbitos: tecnológico, empresarial, profesional y comunicativo, innovando para siempre las industrias, así como, el quehacer periodístico.

El concepto de convergencia con sus respectivas dimensiones se puede ejemplificar, explicar y presentar a través de la industria musical y su estrecha relación con la radio de la siguiente manera:

La dimensión tecnológica

Parafraseando al profesor en periodismo, Ramón Salaverría en su artículo , y extrapolando la discusión desde el ejemplo de la industria musical, esta dimensión hace referencia a la insurrección de los instrumentos tecnológicos que se ha gestado en los últimos tiempos y que ha potenciado los procesos de composición, producción y difusión de la música, trayendo consigo también, una reconfiguración del papel de la radio, presentando nuevas oportunidades de cambio.

A través de los años, se mejoraron los soportes de música y sus respectivos reproductores musicales, nuevas alternativas que ayudaron a expandir el negocio.

  • Década de los 50, 60 y mediados de los 70: evolucionaron los tocadiscos y los discos de vinilo. El pinchadiscos reemplazó al gramófono y los discos de vinilo pasaron de 78 RPM (Revoluciones Por Minuto) a 33 y 45 RPM.
  • Década de los 70 y mediados de los 80: el vinilo experimentó su apogeo y apareció la cinta magnética o casete, hubo un salto de calidad y Sony lanzó al mercado el Walkman.
  • Década de los 80 y 90: nació un nuevo soporte, el disco compacto, y asimismo un nuevo reproductor musical portátil: el Discman. Allí el audio experimentó una conversión digital.
  • Nuevo milenio: desaparecieron los soportes físicos y el formato de audio digital los reemplazó (ejemplos: MP3 y WMA) a través de las descargas y la piratería. Apareció un nuevo reproductor musical: el iPod, que luego evolucionó al Smartphone.
  • La actualidad: con la llegada del Smartphone y las amenazas que entrañaba la piratería el mercado musical tuvo que hacerle frente y lo hizo a través del Streaming, la distribución digital de música con descarga continua que se hizo de manera legal.

La dimensión empresarial

Esta dimensión se fundamenta en el proceso de diversificación que han sufrido las empresas de comunicación, en nuestro caso, las empresas que conforman la industria musical.

Las tres principales compañías discográficas del mundo son: Universal Music Group, Sony Music Entertainment y Warner Music Group. Así es como estas sociedades empresariales se han convertido en grupos musicales coordinados entre sí que han logrado adaptarse a los nuevos retos del mundo digital. Así es como las mismas se han multiplicado y crecido en la industria de la música:

  1. Universal Music Group es la compañía discográfica más grande del mundo. Las razones son las siguientes: la adquisición de BMG Music Publishing en 2007 y de EMI en 2011. Cuenta con 91 marcas y sellos discográficos, tiene presencia varias de las principales ciudades del mundo, su sede principal queda en Santa Mónica, California.
  2. Sony Music Entertainment es la segunda compañía discográfica más grande del mundo. En un principió fue conocida como ARC (1929), luego se convirtió en Columbia/CBS Records (1938), para finalmente consolidarse como Sony Music Entertainment (1991). Cuenta con 12 sellos discográficos y su sede principal está ubicada en Nueva York.
  3. Warner Music Group es la tercera compañía discográfica más grande del mundo. Pertenece a la corporación multinacional estadounidense Time Warner, tiene 18 sellos discográficos y, al igual que Sony, su sede principal está ubicada en Nueva York.

Un ejemplo de la adaptación al contexto digital, Warner Music

Access Industries, que hace parte del conglomerado de Warner Music, adquirió el pasado 8 de septiembre la plataforma francesa de streaming Deezer, luego de una inyección de capital de 100 millones de dólares. Ya ha invertido también en las siguientes empresas relacionadas con la industria musical: Beats y Shazam, entre otras.

Es una muestra clara de hacia donde se dirige la industria musical en el contexto digital, teniendo en cuenta que, según las cifras de la Federación Internacional de la Industria Discográfica (IFPI), indican que los ingresos en 2015 del uso del streaming llegaron a un 45,2%, superando los ingresos de la música en formato físico.

La dimensión profesional

convergenciadimensionprofesional

La tercera dimensión se enfoca en los cambios profundos que se han generado en la labor de los periodistas a partir del avance de las dimensiones tecnológica y empresarial. Para contextualizar esta dimensión, es preciso utilizar la radio como referencia del oficio periodístico ligado a la industria musical.

El periodista multimedia en la radio

La búsqueda de un profesional completo ha llevado a que los locutores y periodistas que trabajan en radio tengan que hacerse cargo de múltiples labores, como por ejemplo: la programación de pautas, la elaboración del guión de grabación, la grabación de programas, promociones y cualquier otro tipo de mensaje necesario en la emisora, el cubrimiento de programas en vivo, el manejo de las herramientas tecnológicas a su cargo, además de la edición del material de audio, entre otras labores adicionales, como el community management y el manejo del sitio web de la emisora a través de los sistemas de gestión de contenido.

Además de la técnica vocal y la cultura general que debe poseer un locutor de radio convencional, ahora se suman los conocimientos en herramientas de edición y desde luego aptitudes para desenvolverse en el ámbito digital.

La radio y el periodista o locutor multiplataforma

 La radio también se ha tenido que adaptar al contexto digital. Hacer parte de las redes sociales y los distintos lenguajes que estas implican, moverse desde diferentes plataformas que exigen productos de diferentes características, lo que se conoce como la digitalización de la radio y la enorme influencia de la internet. Tal y como lo indica, Salaverría, el mismo trabajo periodístico, pero con canales de difusión diferentes.

Ahora el periodista o locutor no solo se enfrenta al oyente habitual, surge la idea del oyente-internauta que busca y accede a la radio a través de nuevas plataformas.

La dimensión comunicativa

convergenciadimensioncomunicativa

La convergencia ha propiciado el surgimiento de nuevos lenguajes periodísticos. Con la llegada de la internet ahora pueden cohabitar el texto y los videos, los audios y la fotografía, entre otros formatos. De esta manera la revolución digital le ha permitido a los periodistas encontrar nuevas formas de expresión que han dado origen a unos nuevos modelos y desafíos.

La gran oportunidad: el podcasting, la radio on demand

¿Cómo cautivar la atención de los nuevos oyentes de la radio ante el asedio de la internet? Es una pregunta que plantea una serie de retos como por ejemplo: pensar nuevas formas de presentar la información ante las alternativas de interacción que dibuja la revolución digital, la configuración de nuevos formatos informativos aplicando originalidad, ingenio y creatividad que generen atracción y redunden en nuevos oyentes.

Es allí donde la radio on demand tiene la posibilidad de articular la convergencia multimedia y proveer a las diferentes generaciones que hacen parte del mundo digital una oferta variada que vincule no solo el arte que se genera en la industria musical, sino también la información y el entretenimiento.

En esta medida servidores de almacenamiento como: SoundCloud, Ivoox, Spreaker, Dropbox, entre otros, permiten que la dimensión comunicativa cobre fuerza y explore nuevos modos de hacer radio en el contexto histórico actual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s